Consejos - Dentadent - Clínica Dental - Montgat

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Consejos

HIGIENE ORAL
 Una buena higiene se basa en:
  • El cepillado:
    Se debe hacer 3 veces al día, no dejando pasar más de 15 minutos tras la ingesta de alimentos.
    Dedica al menos 3-4 minutos, realizando movimientos suaves de rotación. Nunca en sentido horizontal para no dañar las encías.
    Debemos pasar el cepillo por los dientes, las encías, la cara interna de las mejillas y la lengua.
  • La limpieza con hilo o cepillo interproximal:
    Dependiendo del espacio interdental que tengamos utilizaremos hilo o cepillito. Para espacios pequeños necesitaremos pasar el hilo. Cuando dichos espacios sean grandes el hilo será ineficaz y se deberá pasar el cepillo interproximal. Esto lo haremos mínimo 1 vez a día.
  • El enjuague:
    Deberá ser adecuado a las características de tu boca. Tu higienista será quien puede aconsejarte sobre tus necesidades. Pero sobretodo NO debe llevar alcohol para evitar irritaciones de la mucosa.
  • Visitas periódicas al dentista:
    Si no hay ninguna patología, es suficiente hacer 1 revisión al año.
    En caso de que haya algún problema o patología, es tu dentista quien mejor podrá valorarte y determinar la frecuencia de las visitas.
    Si tienes planeado quedarte embarazada, o ya lo estás, programa una revisión para asegurarte un embarazo tranquilo. Es necesario hacer una revisión y una higiene al menos una vez durante el embarazo para evitar problemas para tu salud e incluso un parto prematuro.

BRUXISMO
El bruxismo es un hábito que consiste en apretar los dientes o hacerlos rechinar, habitualmente a consecuencia de estrés o ansiedad, o bien por mal posición dental.
Casi siempre es un acto inconsciente, que, durante el día, si nos damos cuenta podemos evitar, pero por la noche es imposible de controlar.
Este mal hábito puede provocarnos a largo plazo muchos problemas, entre ellos:
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en la mandíbula, los dientes y el ATM
  • Contracturas musculares
  • Desgastes y sensibilidad dental (frío, calor, dulce o ácido)
  • Insomnio
  • Aumento de ansiedad, estrés y tensión
 
Si la causa del bruxismo es una malposición dental deberemos consultar con un ortodoncista para ver las posibilidades de conseguir una oclusión estable y poder evitar este hábito.
Si por el contrario es tensional, la solución pasará por colocar una férula de descarga.
De esta manera protegeremos los dientes y la articulación, evitando patologías posteriores.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal